Chilenos conocen el amor gracias a Viaja Estudia

La frase “El amor no tiene idioma, ni fronteras”, al parecer resulta cierta, Cada año son miles los chilenos que deciden viajar a otro país para realizar un postgrado, trabajar, recorrer otras latitudes o estudiar un idioma. Y es así como algunos de ellos, deciden quedarse afuera por amor.

Este es el caso de cuatro estudiantes chilenos que se trasladaron a distintos países, a través de Viaja Estudia, para aprender inglés y convirtieron su viaje en la mejor historia de sus vidas al encontrar el amor en los brazos de un extranjero.

Elizabeth Leiva, partió a estudiar en Nueva Zelanda, con la intención de aprender inglés. Ahí conoció a un Francés que no solo le robó el corazón, sino que ahora es su marido y vive con él en Francia. “Mi idea de estudiar inglés nace de mi carrera profesional, yo soy ingeniera. En el momento que tomé esta decisión estaba trabajando estable, pero quería darle un empuje a mi carrera. Obviamente el inglés era una herramienta para esto”, señala. En ese contexto cupido hizo de las suyas y además de aprender a hablar inglés, encontró a su media naranja. “Lo conocí en Nueva Zelanda, después de tener la visa de estudiante, obtuve la Working Holiday y me moví de Auckland a Christchurch, donde llegué a una casa haciendo ‘couchsurfing’. Ese día mi actual esposo estaba allí con uno de los chicos que vivía en esa casa. Solo una semana después, este chico se fue de allí y le dejo su cuarto a mi esposo. Viviendo bajo el mismo techo, con otras tres personas y a veces más, empezó nuestra relación”, comenta la chilena.

Horacio Aros, es otro de los chilenos que encontró el amor mientras estudiaba en el extranjero. Si bien su vida en Santiago de Chile estaba tranquila y vivía contento, sintió la necesidad de dar un giro y partió a Australia con el objetivo de perfeccionar el inglés. “La idea surgió debido a que llevaba 5 años soltero. Tenía mi pega, mi autito, pero me faltaba mi otra mitad. Decidí hacer un cambio y qué mejor que Cairns Australia, un país amigable y con un clima tropical”, explica y revela que en su caso recurrió a las redes sociales para encontrar el amor. “Conocí a mi pareja por Grindr y para ser honesto no pensé que lo encontraría, pero igual mantenía la esperanza”, señala el chileno que asegura que las aplicaciones de citas si funcionan. Después de conocer a su pareja, hoy continúan viviendo juntos en el país de los koalas.

Claudia Hormazabal recurrió a Viaja Estudia para perfeccionar su nivel de inglés, ya que se desempeña como traductora inglés- español y gracias a la aplicación Tinder conoció, mientras estudiaba en Australia, a quien hoy es el amor de su vida. “He pasado periodos afuera antes, porque me gusta mucho viajar, pero siempre volví a Chile soltera. Ahora usé Tinder para conocer gente mientras estaba allá, salir y practicar el idioma extranjero, pero terminamos enganchados y ya llevamos un poco más de un año y medio juntos”, señala la chilena que encontró el amor a los 42 junto a un australiano de 45.

Pedro Pablo Torres, es otro de los chilenos que se enamoró fuera de nuestro país cuando partió a Nueva Zelanda. Ahí conoció a una chica coreana y desde entonces pasa sus días en Nueva Zelanda y viaja a Corea.

“La idea de viajar a otro país surgió de un amigo que se fue a Australia también para estudiar inglés. Cuando volvió a Chile me contó de que cómo había sido su experiencia estudiando afuera, de cómo había conocido gente de todas partes del mundo, había viajado y todo lo que había ahorrado trabjando en el extranjero. Como yo habia puesto pausa a mis estudios en ese momento, me pareció super atractiva la idea. En un principio quería estudiar en Australia también, pero después de investigar y preguntar a distintas personas me decidi por Nueva Zelanda”, comenta Pedro Pablo, quien realizó su viaje a través de Viaja Estudia, al igual que los otros chilenos.

Fue así como conoció a su pareja, con quien comparte su vida hasta el día de hoy. “Olivia y yo nos conocimos en una cena de Navidad el 2015. Ella había llegado un mes atrás a Nueva Zelanda. Uno de los chicos que vivía conmigo conoció a Olivia en un cumpleaños y decidió invitarla a la cena de Navidad que se iba a organizar en mi flat. Cena a la que, por cierto, yo ni siquiera pensaba quedarme”, comenta entre risas y agrega, “como Olivia había llegado recién al país y no conocía mucha gente aceptó la invitación”.

Pedro Pablo tomó a última hora la decisión de quedarse a la cena y cupido hizo el resto. “Me tocó sentarme con ella y hablamos casi toda la noche. Yo trabajé mucho tiempo con un jefe coreano, con el que tuve la oportunidad de aprender de la cultura y alguna que otra palabra en coreano. Como Olivia es coreana, tuvimos mucho tema de conversacion. Como ella tenía ganas de viajar por Nueva Zelanda, planeamos un viaje juntos (como amigos) y así se dieron las cosas”, explica.

El objetivo de Pedro Pablo era muy distinto a lo que el destino tenía planeado y finalmente cupido terminó sorprendiéndolo, ya que en sus mente no estaba encontrar a su otra mitad. “Entrar en una relación era la última de mis prioridades”, comenta riendo y agrega, “cuando decidí viajar mi objetivo principal, además de aprender inglés, era conocer gente nueva, salir y conocer nuevos lugares. Lo que la mayoría quiere hacer cuando visita un país nuevo. Nunca imaginé que iba a encontrar pareja y como se terminaron dando las cosas”, concluye.

Según el director de Viaja Estudia, José Tomás Panatt “Siempre cuando una persona asiste a nuestras asesorías antes de tomar la decisión de su viaje, les comentamos que una vez que tomen el avión cualquier cosa puede pasar, que las metas que tienen se cumplan en los plazos establecidos por ellos o que sucedan cosas que les haga cambiar sus planes originales. Es frecuente que muchos de nuestros estudiantes hagan conexión con personas de otros países, que se enamoren y terminen viviendo en el país que eligieron para estudiar e incluso en otros países, algunos también se traen a sus parejas a vivir a Chile”.

Elizabeth junto a su marido francés en un viaje a India.

Horacio junto a su pareja en Australia.

Pedro Pablo junto a su polola coreana en Nueva Zelanda.

Claudia junto a su pololo en Australia.

Comments

comments